fbpx

¿Cómo hizo esta empresa para volver “inventores” a sus empleados?

Si has leído alguno de nuestros artículos, te habrás dado cuenta que para nosotros  lo esencial  es crear una cultura de mejoramiento en tu empresa, dándole  la autonomía a tu equipo para que proponga soluciones, mejoras y que tengan siempre presente que todo se puede optimizar.

Una parte importante para mantener a tu equipo comprometido, es que las mejoras y sugerencias que ellos propongan, efectivamente se ejecuten, que ellos se sientan identificados con el objetivo de mejorar continuamente.  La identidad desempeña un papel crucial en prácticamente todas las situaciones de cambio.

Te pondré un ejemplo tomado del libro “Cambia el Chip” de Chip y Dan Heath.

La empresa Brasilata, una compañía manufacturera brasileña de 170 millones de dólares, se dedica a la producción de latas de acero. Es una industria madura, con poco crecimiento y poca emoción, pero Brasilata supo desafiar el estereotipo de fabricante aburrido y anclado en el pasado, y labrarse la fama de ser la más innovadora de América Latina.

 

El hecho de que un fabricante de latas tenga fama de innovador se debió al hecho de que los fundadores de Brasilata se inspiraran en la filosofía de los fabricantes de coches japoneses como Honda y Toyota, que daban autoridad a los empleados de primera línea para hacerse cargo de su propio trabajo. Por ejemplo, en Toyota, si un empleado localizaba un defecto podía interrumpir la línea de montaje. Toyota y Honda, además, solicitaban activamente ideas innovadoras a sus empleados. En 1987, los fundadores de Brasilata lanzaron un programa de innovación entre sus empleados inspirado en las dos empresas japonesas.

Una nueva identidad era el núcleo del programa. Los empleados de Brasilata empezaron a llamarse “inventores” y, cuando se incorporaban, se les pedía que firmaran un contrato de innovación. En él se les animaba a estar atentos a cualquier innovación o idea potencial para mejorar productos o procesos de producción, y reducir los costes del sistema. Los procedimientos desarrollados en la empresa hicieron que fuera muy fácil para los inventores proponer sus ideas. El programa tuvo tanto éxito que superó todas las expectativas. En 2008, los empleados presentaron una media de 145,2 ideas por inventor. Esa cifra situaba a Brasilata al mismo nivel que los marcadores de tendencias japoneses que habían inspirado el programa.

La identidad de “inventor” que creó la empresa fue lo que impulsó su éxito y la satisfacción de sus empleados. Ningún empleado de Brasilata había nacido “inventor”. Les hablaron de la identidad y les gustó. Parecía un reto que merecía la pena aceptar. Ser inventor se había convertido para ellos en una fuente de orgullo y fortaleza.

Con este ejemplo quiero que seas consciente que muchas de las soluciones, mejoras e innovaciones, las tiene tu equipo en la cabeza y que generar un ambiente abierto, flexible y dispuesto al cambio es la mejor manera de seguir avanzando e ir optimizando continuamente los procesos.
Descarga la guía

Conoce las principales aplicaciones en las que puedes usar la perfilería de alumino y empieza a mejorar procesos en tu empresa rápidamente.

Descarga la guía

Descarga la guía y empieza a mejorar tus procesos hoy mismo.

Abrir chat
¿Tienes alguna duda? Chatea aquí